De viaje por Roma...


Hola a todos. Ayer volví de Roma, donde he estado una semana junto a mi señora esposa dándonos los pateos de la muerte por el dia y su correspondiente recompensa culinaria por la noche. Sé que muchos habreis estado ya en Roma o en cualquier otra parte de Italia y que sabreis ya de sobra lo que supone hablar de Italia a nivel culinerio. Aún así me gustaría compartir algunas fotos con vosotros y comentaros alguna de mis vivencias.

El primer día nada más llegar (a eso de las 12h30) nos dimos un pateo por la zona norte de Roma, entre la piazza dei Poppolo y la piazza dei Espagna. El caso que a mitad camino vimos un restaurante de estos típicos, con una carta de precios digna y razonable y nos decidimos a entrar. A mi mujer se le iluminaron los ojos cuando vio carbonara. Pero lo mejor estaba por llegar. Jamás en la vida había probado nada parecido. No tiene nada que ver con los carbonara que solemos comer en España. Impresionante, los pennes estaban impregnados del aroma a panceta. Una maravilla. Y como veis, la nata no aparece por ningún lado.

En mi caso yo no quería abusar el primer día, así que me pedí algo con verduras :). Tagliatelle de la casa, que llevaban calabacín, panceta, setas y extra de Ricota. Ya os digo, muy ligero y muy rico.
Otra cosa que nos sorprendió es la dimensión de los platos. No estaba nada mal. Con un plato de pasta comes de sobra. Los que me conocen saben que normalmente con un plato no tengo ni para empezar. Todo esto lo acompañamos con una ensalada de brotes tiernos con pera, pasas y dos variedades de queso fuerte italiano que ahora no recuerdo. El queso fuerte con la pera una delicia.

Detalle des restaurante en cuestión:
Il brillo parlante
via della fontanella, 12
http://ilbrilloparlante.com

Precio medio por persona (Ensalada para 2, plato de pasta por persona y agua) 13 euros. El precio del plato de pasta oscila entre 7 y 10 euros.


No todos los días hemos comido de restaurante. Hemos tirao mano de los puestos di pizza al taglio donde la pizza está muy rica, hecha con horno a leña. Es la solución rápida y en principio barata, aunque como vereis luego, es alucinante lo barato que puede ser comer y/0 cenar en roma.

En la foto de la izquierda podeis ver una lata de cocacola (que por cierto, es más fina y más alta que la de españa aunque el contenido es el mismo) y una especialidad siciliana. Es una bola de arroz, rebozada que en su interior contiene champiñones y besamel. Era posible adquirirlas de diversos sabores, las había con proscciuto, con pomodoro, con peperoni, etc.


Curiosamente, las tres siguientes fotos se corresponden a un sitio donde la comida fue excelente aunque es cierto que pasamos un poco de calor porque el salón no estaba climatizado. Fue el primer sitio al que fuimos en el que no estaba incluido el servicio en el precio de los platos. De todos modos, el cargo asociado al servicio no es mucho. En el caso de este, el servicio suponia un plus de 2 euros por comensal.



El sitio tenia su encanto. Era un patio interior, situado en una de las calles que llevan a la piazza di Espagna. Muy bonito.

Pero bueno, vamos al turrón. Ese día degustamos dos platos muy ricos. Mi mujer se pidio una lasagna de berenjena que estaba de muerte. Sólo llevaba berenjena, tomate, queso y su albahaca. Nunca habia probado algo que con tan poca cosa estuviese tan rico a parte del pan con jamón y tomate, jajajajaja. Pero como no, la palma se la llevó el mio. Eran unos spaghetti con salsa de salmón y salvia que era una delicia. Imaginaros si estaba bueno que mi mujer me obligó a cambiarselo, jajajajaja. No, es broma, el gran beneficiado fui yo.

Como he dicho antes los platos son generosos e ir acompañado de una señorita a cenar mola mucho... te acabas comiendo tu plato y la mitad del suyo jejejejeje. Estos platos los acompañamos con una botellita de un vino de la casa, un Frascatti. Blanquito, fresquito, muy rico la verdad. Algo seco, pero rico.


Datos del restaurante:
Otello alla Concordia
Via della Croce 81


Otra de las noches fuimos a un restaurante que nos gustó mucho. Parece ser que formaba parte de una cadena pero lo que pedimos ese dia estuvo realmente bueno. Concretamente yo me pedí unos gnoquis allo scoglio que eran unos gnoquis con una salsa hecha con almejas y mejillones que estaba de vicio. Ha sido el plato que más me ha gustado de todos los que he probado junto con los spaghetti y la lasagna de berenjena. En este restaurante pedimos un vino blanco espumoso muy rico, Pinot Grigio.

Datos del restaurante:
Zio Ciro
Via prpaganda 21



El último día comimos en el Trastevere, un barrio obrero situado al sur de la ciudad. En este barrio hay restaurantes y pizzerias para parar un carro. Normalmente, este barrio vive de noche. Por el día hay muchos restaurantes que están cerrados, normalmente los más familiares. Pero aún así es muy fácil encontrar sitios para comer por el día. Concretamente, nosotros cenamos un dia en el trastevere y comimos al dia siguiente en el mismo sitio. El caso es que el primer dia la impresión no fue muy buena. Pedimos pasta y la verdad que no hicimos buena elección. Pero como buen observador, al irnos del restaurante, me fijé y practicamente todo el mundo comia pizza, muy poca gente comia pasta. Así que al dia siguiente pedimos pizza.
Y como no, acertamos. Abajo puede verse una maravillosa pizza vegetal, de masa muy fina, crujiente y aderezada con berenjena, calabacín, champiñón, pimiento rojo, rúcula, tomate y queso. Estaba deliciosa. La mejor pizza que he comido nunca, lo juro. Y como no, no nos podiamos ir de Roma sin probar el tiramisú. Qué rico!. Se diferencia algo del nuestro, este no llevaba alcohol y el mascarpone estaba aromatizado con vainilla. Muy rico. En este sitio comimos por 12 euros cada uno. Ensalada, pizza, vino, café y tiramisú para los dos, 24 euros. La pizza costaba 5 euros. Impresionante!.

Datos del restaurante:
Ristorante Carlo Menta
via lungaretta

0 Comments:

Post a Comment